domingo, marzo 25, 2007

EDUCACIÓN EMPRENDEDORA EN LA UE Y ESPAÑA



Palpitando el 3º CIEE - Congreso Internacional de Educación Emprendedora - a realizarse en México del 4 al 6 de julio próximo, les acerco algunos datos sobre el tema en la UE y en España.

En los últimos años, la Unión Europea, consciente de que padece un déficit empresarial en comparación con Estados Unidos, ha venido considerando que el fomento del espíritu emprendedor es clave en la creación de empleo y en la mejora de la competitividad y el crecimiento económico.

Podemos citar el ejemplo de España que ha asumido el compromiso político de promover la noción del espíritu emprendedor en su sistema educativo.

El primer resultado de este trabajo en común ha sido el de introducir el espíritu emprendedor, de forma secuencial, en los objetivos y contenidos de los diferentes niveles educativos.

Esto ha quedado plasmado en la Ley Orgánica 10/2002, de Calidad de la Educación.

Según la Exposición de Motivos de dicha Ley: "En una sociedad que tiende a la universalización, una actitud abierta, la capacidad para tomar iniciativas y la creatividad son valores fundamentales para el desarrollo profesional y personal de los individuos y para el progreso y crecimiento de la sociedad en su conjunto. El espíritu emprendedor es necesario para hacer frente a la evolución de las demandas de empleo en el futuro".

El espíritu emprendedor también se recoge como uno de los Principios de calidad del sistema educativo.

En la Educación Primaria se introduce el espíritu emprendedor como objetivo ya que es en esta etapa donde se asientan los fundamentos del aprendizaje y cuando se adquieren los hábitos de trabajo que servirán a lo largo de toda la vida.
"Desarrollar el espíritu emprendedor, fomentando actitudes de confianza en uno mismo, sentido crítico, creatividad e iniciativa personal" (artículo 15.2.i de la Ley).

En la Educación Secundaria:
"Consolidar el espíritu emprendedor, desarrollando actitudes de confianza en uno mismo, el sentido crítico, la iniciativa personal y la capacidad para planificar, tomar decisiones y asumir responsabilidades" (artículo 22.2.i de la Ley).

En el Bachillerato:
"Afianzar el espíritu emprendedor con actitudes de creatividad, flexibilidad, iniciativa, confianza en uno mismo, sentido crítico, trabajo en equipo y espíritu innovador" (artículo 34.2.i de la Ley).


A la vista de la amplitud del concepto de espíritu emprendedor, no corresponderá de modo exclusivo a una única área o asignatura sino que estará incluido globalmente en los objetivos y contenidos de todas ellas.

Como vemos, tanto la UE como España han comprendido la importancia de la Educación Emprendedora al punto de haber instado a los estados miembros a incorporarla en todos los niveles.


En el caso de España, ya existe una ley a esos efectos desde septiembre de 2002.


Otro aporte para aquellos educadores que necesitan argumentos que convenzan sobre la importancia de empezar cuanto antes a formar emprendedores.

1 comentario:

Luis Martino dijo...

¡Qué bueno! Justamente ayer pensaba que reconocer la propia fragilidad te abre la puerta para descubrir la comprensión, la bondad, la paciencia del otro...